Funcionalidades Versión 2010 Compra On Line Descarga Garantías Línea Directa Mapa FORO
Inicio

Inicio


Funcionalidades Versión 2010 Compra On Line Descarga Garantías Línea Directa Mapa FORO

Política de Disponibilidad El porqué de una Gestión y Control de Tesorería

Política de Disponibilidad

Política de Disponibilidades e Inversiones

En la administración del efectivo y las inversiones transitorias, lo más importante es lograr un volumen tal que nos permita tener un determinado grado de liquidez, sin que ésta afecte la rentabilidad, o sea, la maximización de utilidades de la firma.

Una de los primeros objetivos del administrador financiero en cuanto al manejo del efectivo, será la sincronización entre los flujos de entrada y salida, dado que esto permitirá a la empresa cumplir satisfactoriamente con el ciclo operativo.

Como mencionan Weston y Copeland en su libro, uno de los aspectos importantes en la administración de la posición de liquidez de la empresa, consiste en desarrollar sistemas eficientes para la administración de los flujos de entrada y salida de efectivo.



Motivos para el mantenimiento de efectivo y valores en cartera

Los mismos autores se preguntan ¿por qué se debe mantener efectivo y valores negociables (o inversiones transitorias)?. Dan cuatro motivos principales.

El primero de ellos es el transaccional, que consiste en permitirle a la empresa poder realizar sus operaciones habituales (comprar, vender).

El segundo motivo es el preventivo, que tiene que ver con la seguridad y se relaciona con la estimación que realizó la empresa sobre los flujos de ingresos y egresos.

El otro motivo tiene que ver con la satisfacción de necesidades futuras, esto generalmente ocurre en forma temporal cuando por razones de estacionalidad de ventas o de compras nos vemos en la necesidad de acumular efectivo o inversiones transitorias para hacer frente a esos requerimientos.

Por último, el requerimiento de saldo compensadores, esto tiene relación con los saldos bancarios inmovilizados a consecuencia de acuerdos por créditos preexistentes, y que generalmente son saldos mínimos que la empresa se compromete a mantener en su cuenta bancaria. El mantenimiento de estos saldos es lo que denominamos activos corrientes de tipo permanente, lo mismo que los efectivos mantenidos en forma de caja chicas o fondos fijos con asignación específica.

Razones para el mantenimiento de activos líquidos

Normalmente una empresa mantiene dinero en efectivo y en inversiones transitorias para cubrir las transacciones que realiza. El mantenimiento de fondos excedentes para fines preventivos, en realidad representa un inventario de seguridad, que depende su volumen tienen asociado un costo de inmovilización que repercute en la rentabilidad de la empresa e inversamente acotan el riesgo de insolvencia.

Por el contrario, si el monto de los fondos de efectivo fuera insuficiente o con una distribución errática en el tiempo, nos encontraríamos que las operaciones normales de la empresa podrían verse interrumpidas, con los consiguientes costos asociados.

Como podemos observar, el análisis de las decisiones de administración de efectivo y de inversiones transitorias requiere de un minucioso análisis y el uso de herramientas que permitan optimizar el cálculo de dichos saldos.

Aspectos para tener en cuenta

Con el fin descripto anteriormente, el administrador financiero deberá desarrollar un sistema de proyección diaria de orígenes y necesidades de fondos con el fin de tener un adecuado sistema de cobertura. Como complemento a estas proyecciones, deberá llevar un sistema de control de caja diaria para comparar la realidad con las estimaciones y efectuar las correcciones necesarias.

También deberá complementar estas proyecciones con un adecuado seguimiento de las conciliaciones bancarias, con el fin de detectar tanto aquellos movimientos registrados por el banco y que no lo tuviéramos registrados en nuestros libros (por
ejemplo débitos por gastos e intereses, depósitos, etc.), como los cheques emitidos y no cobrados y los depósitos no acreditados, y todas aquellas partidas que todavía se encuentran pendientes de ser acreditadas o debitadas. Con respecto a las que están pendientes de ser acreditadas, es importante previamente efectuar un análisis de los plazos y los costos de los valores al cobro en los distintos bancos donde trabaja la empresa, con el objetivo de acortar los plazos de disponibilidad de los mismos y los costos asociados; asimismo una vez depositados debemos realizar un seguimiento muy estricto de las fechas de acreditación.

Otro elemento a tener en cuenta con respecto a los cheques emitidos por la empresa, son aquellos que todavía mantiene en cartera sin retirar por los beneficiarios, dado que los mismos ya han sido descontados de los saldos bancarios de libros que lleva la empresa, y que si tiene una adecuada programación de las fechas de pago, se puede optimizar la utilización de los mismos.

Con respecto a las inversiones transitorias, las empresas las utilizan en lugar del dinero en efectivo y para realizar determinadas colocaciones de tipo temporal.

Como mencionamos anteriormente, muchas veces los bancos requieren determinada inmovilización de fondos en cuenta corriente, para garantizar las cuotas de un préstamo entre otros conceptos, por lo tanto es mucho más conveniente colocar esos fondos en inversiones transitorias que generan un interés que compensará en parte el costo de la inmovilización.

En otras ocasiones, las empresas necesitan acumular fondos líquidos por ejemplo para pagar una cuota de un préstamo o el pago de una obligación negociable, etc., esos fondos es conveniente ir colocándolos en inversiones transitorias de rápida disponibilidad que nos permita al vencimiento utilizarlos.

Como vimos, las políticas sobre la liquidez de la empresa varían según las circunstancias y las necesidades de cada momento y a su vez están íntimamente ligadas con el ramo de cada sector.

En resumen, la administración de disponibilidades e inversiones es muy importante, puesto que lleva a un enfoque del equilibrio entre el riesgo de la liquidez y el rendimiento que enfrenta cualquier administrador financiero. Asimismo, una administración eficiente comienza entendiendo perfectamente el ciclo de operaciones de corto plazo de la empresa, esto unido a los presupuestos de caja, ayudará a mantener un equilibrio óptimo en los niveles de liquidez, la consecuente disminución del riesgo de insolvencia y el incremento de la rentabilidad.

Autor: Dr. César H. Albornoz 16 ADMINISTRACIÓN DE CAPITAL DE TRABAJO Un enfoque imprescindible para las empresas en el contexto actual

El porqué de una Gestión y Control de Tesorería